Para mejorar el servicio, la línea D permanece cerrada por una indispensable obra de infraestructura.

Hasta el domingo 17 de marzo, interrumpe su funcionamiento para finalizar la modernización del sistema de señales y el reemplazo de las máquinas de cambio.

Hasta el domingo 17 de marzo, la Línea D del subte porteño interrumpe su servicio para poder finalizar la obra de modernización del sistema de señales y el reemplazo de las máquinas de cambio llevados adelante por Subterráneos de Buenos Aires S.E. (SBASE). Se eligió esta época del año para realizar los trabajos porque durante enero y febrero, en período de vacaciones, hay una disminución de 40% en la cantidad de pasajeros habituales. 

Obras en la línea D de subte

La Línea D es una de las más utilizadas de la red y está en proceso de modernización. Cuenta con el 100% de su flota con aire acondicionado, se está por finalizar su repotenciación y se está reemplazando el sistema de señales actual, de tipo Automatic Train Protection (ATP), por el moderno Communications-Based Train Control (CBTC) ―el mismo que ya funciona en las líneas C y H―, lo que permitirá mejorar la operación, brindando mayor regularidad al servicio.  

El cierre también es necesario para poder avanzar con el reemplazo de las 31 máquinas de cambio ―que no podrían operar con el nuevo sistema―; verificar que todas las rutas posibles cumplan con los estándares de seguridad e identificar eventuales fallas; y finalizar la instalación del nuevo sistema a bordo de los trenes. Además, se aprovechará para terminar las obras de renovación de la estación Facultad de Medicina que sólo pueden realizarse con la estación cerrada, en el marco del Plan Integral de Renovación de Estaciones.  

Obras en la línea D de subte

Los sistemas de señalamiento son sistemas de control y protección de las formaciones, cuya función principal es que circulen de forma segura asignando rutas e informando la posición de los trenes para evitar colisiones, es decir que están vinculados a la seguridad y a la frecuencia del servicio.  

El CBTC es un sistema de última generación cuya tecnología es adoptada por los subtes más modernos del mundo. Trabaja mediante la comunicación entre formaciones, permitiendo el máximo acercamiento de forma segura y reduciendo el intervalo al mínimo posible. Además, este sistema determina con exactitud la ubicación de los trenes y controla la velocidad de circulación, y en caso de que sea superada se puede detener la marcha. De esta manera, se logra una operación más eficiente, con intervalos más cortos y con mayor seguridad para los usuarios y usuarias de la red.